• image-58
  • image-52
  • image-53
  • image-55
  • image-56
  • image-59
  • image-60
  • image-61
  • image-62
  • image-63

Tenía como dos años que no iba a San Miguel de Allende, y esa última vez, fui solo 1 día y medio a una boda, así que no tuve chance de casi nada. San Miguel me recuerda a mi adolescencia, tengo una de mis mejores amigas del Colegio que es de ahí, entonces su mamá se quedó a vivir allá mientras ella se vino a estudiar a Guadalajara; Nos invitaba a toooodas las ‘pamplonadas’ éramos como 10 niñas que iban de mega fiesta, si mis ‘primeras’ fiestas fueron en San Miguel, mis primeros ligues, que el chilango, el de Monterrey, el de Querétaro, obvio cualquiera que me gustaba y se me acercaba ya creía que era el amor de mi vida. (Obviamente). Tenía como 18 años y sus alrededores.
Eso si, no me arrepiento de nada.
Ahora fui a un bautizo, de la hija de una amiga que es de allá. Llegué el sábado, y estuve turisteando, fui a un lugar increíble que se llama Fábrica La Aurora, si van pronto, deben pasar por ahí. Es una fábrica (ex.-fábrica) de hilos que la convirtieron en una especie de galería, arte y decoración. Lo único no tan padre de San Miguel, es que como hay demasiados turistas, para nosotros los locales nos resulta algo caro comprar ahí. Pero de todas formas vale la pena.
Después me di una vuelta a un hotel que se llama ROSE WOOD, ufff! No conocía ese maravilloso lugar, desde que entré al hotel con arcos anaranjados coloniales, una fuente en el centro y lleno de plantas y árboles sabía que estaría espectacular. Subí al cuarto piso en el elevador, de la terraza Luna (creo), me fui caminando hasta donde vi que había gente y una barra donde servían bebidas… Eran justo las 7 de la tarde, justo antes que comenzara el atardecer. En cuanto vi esa hermosa vista, suspiré se los juro. Me fascinan las vistas, las alturas y los roof tops, sobre todo en los atardeceres. No iba vestida nada ‘fancy’ pero no importa, San Miguel, es como un Nueva York hecho pueblo mágico, já. En el mismo bar te encuentras a chavos de tu edad, a señores, a extranjeros o locales tomando lo mismo y contemplando lo mismo.
Me senté en la barra sola y pedí una copa de vino blanco, Chardonnay. Todo esto exactamente me recordó a Nueva York, hacía mucho ésta dinámica de estar sola (no es tan opcional pero me gusta) observar, tomar una copa de vino, disfrutar la vista, el paisaje… y algunas veces la nostalgia de algún amor que tuviste, y pensar ¡Aichhhh me gustaría estar con el amor de mi vida aquí! Si, sí lo pensé.
Después del atardecer me fui a otro lugar que está justo en el centro, una terraza ‘La Azotea’ que está en el restaurante ‘Pueblo Viejo’; la verdad es que era temprano, y no me quería ir a dormir todavía. Estuve otro rato ahí, había mucha gente, de todos estilos, señores, jóvenes, extranjeros y locales. Me encanta ese ‘mood’ de llegar y no conocer a nadie, y nadie te conoce. Lo padre de ir sola, es que, uno: traes tu celular para cualquier emergencia que te sientas incómoda, looser o demasiado sola. Dos: Eres mucho más abierta para platicar con alguien. Muchas veces vamos siempre a todos lados con amigas, y estamos tan metidas en la plática, en el baile o en lo que sea, que si alguien de lejitos te ve, como que hasta le da miedito llegar, aunque no lo crean las mujeres intimidamos mucho a un hombre, sobre todo si somos muchas juntas.
Ese día me di cuenta que la mente es súper poderosa, y por eso escribí un post en instagram que hablaba de cambiar el chip mental y comienza con ‘Las cosas de la vida’. (Léanlo, y quizá les haga sentido).
Al día siguiente fue el evento, estuvo lindísimo, yo traía un vestido de Julia y Renata que renté especialmente para ese día en Conspiración Moda.
El lunes me regresé en la tarde, así que estuve turisteando con mi amiga, o mejor dicho estuve comiendo todo el día… Fuimos a desayunar justo enfrente de la Iglesia del Centro, a un lugar que se llama el Rincón de Don Tomás, unos huevos deliciosos, después en otro lugarcito hermoso me tomé un café latte sin azúcar frío… Después caminamos hacia Bellas Artes, vimos una exposición de fotografía antigua INCREIBLE, tengo una obsesión por las fotos vintage, algún día haré algo con eso.
Salimos y enfrente hay una plaza que se llama Plaza Golindrinas, está la tienda (farmacia) que se llama LA VICTORIANA, que recetan flores de bach, tés y todo lo orgánico que soy cada día más fan. Ahí dentro, en otro local están unas donas deliciosas… pues me comí una de chocolate. De las cosas más padres de éste viaje, fue que me enteré que San Miguel de Allende fue nombrada como ‘La mejor ciudad del mundo’ en el 2013 premio otorgado por Condé Nast Traveler, imagínense lo que es tener ese privilegio como mexicano.
Me regresé a Guadalajara feliz y llena de energía, lista para mi siguiente aventura de la vida.
Gracias por leerme mis Cerezas.
Ch.


  • image-50
  • image-51

Como no soy la única obsesiva en los viajes, le pedí a una persona que es súper viajera, aparte es financiera, y es mi amiga, siempre le digo que necesito a alguien como ella en mi vida, si no quedaré en la ruina por siempre. Así que le pedí que me ayudara con algunos tips de viaje, y yo le fui echando de mi cosecha personal. Gracias Vivi.

Si estás por emprender un viaje, estoy segura que te van a servir muchísimo, sobre todo si es al extranjero.

1. Inscríbete a alguna página de aerolínea para recibir las ofertas y ser los primeros en comprar. (Esto es buenísimo, a veces hasta siento que las aerolíneas se arrepienten…Too late).

2. Hay muchas opciones para hospedarte, para encontrar un hotel y no llevarte sorpresas; Expedia, Booking son muy buenas por los comentarios de los huéspedes. Además hay otra opción que es rentar un departamento o casa no importa el destino que sea, ésta opción siempre es mucho más barata y puedes rentar una sola habitación o el inmueble completo, las páginas buenas para esta modalidad son: airbnb.com y craigslist.com

3. Investiga lo básico del lugar al que vas para que veas si es grande o chico, si la zona en la que piensas quedarte está bien ubicada, cual es el clima para que no tengas que comprar nada adicional que no tenías contemplado (esto es tíííípico, siempre terminas comprando una chamarra extra, un paraguas, un impermeable y esos gastos que ni te gustan, pero los tuviste que comprar).

4. Revisa cual es la moneda y es importante que cambies en un lugar a un buen tipo de cambio desde antes (en el aeropuerto o en el hotel siempre es más caro).

5. Si vas hacer vuelos durante el viaje lee las restricciones y condiciones del vuelo sobretodo de equipaje (Aquí por ‘ahorrar’ unos dólares, al final terminas pagando más de lo contemplado porque no tienes opción, a menos que te pelees con el señorito que te documenta, y créanme es muy desgastante y el 80% de las veces rogarle no funcionará).

6. Lo turístico (tours, restaurantes, guías, transportes, souvenirs) siempre va a ser más caro, nunca comas en el típico lugar de comida regional a donde llevan a los turistas, ni compres el souvenir en esta zona. (Casi nunca están ricos, sólo parecen ricos, y son los más caros, mejor pregúntale a alguna persona que te de ‘buena espina’ que no tenga que ver nada con el turismo, que cual restaurante te recomienda para comer lo típico del lugar).

7. Los tours no siempre valen la pena, contrátalos si alguien te lo recomendó e investiga antes en que consiste, muchos recorridos los puedes hacer solo (a mi me chocan los tours, la verdad).

8. Investiga los medios de transporte que tiene el lugar al que vas, el metro es un medio de transporte que por lo general conecta a toda la ciudad, es económico, a veces te puedes perder, pero que tiene, siempre hay alguien que le señalas en el mapa a donde vas y te ayudan.

9. Si quieres economizar en tu viaje, quédate en un lugar céntrico, no escojas un lugar “barato” pero alejado porque seguramente será más caro. (Éste punto es tííííípico, mi papá es tíííípico, terminamos en un hotel súper lejos, bonito y barato pero el transporte al final es equivalente, y el tiempo que tardas en transladarte es perdido, y eso ya no se recupera).

10. Si estas escogiendo un lugar para comer, pregunta por la carta a la ‘hostess’ antes de entrar y revisa que sean los precios y lo que quieres comer.

11. Generalmente los aeropuertos son alejados del lugar al que vas, investiga los medios de transporte (shuttles, vans, autobuses) que te pueden llevar a tu hotel o a un lugar cercano a donde te vas a quedar, los taxis del aeropuerto son súúúúper caros (de preferencia, no lo veas como opción, a menos que sea una emergencia, así como muy de madrugada, o que ya no tengas otra alternativa).

12. Lleva dinero en efectivo y no utilices las tarjetas, así controlas que gastes lo que tenias presupuestado. (Tipo que yo nunca lo logro, pero es muy buen tip, gracias Vivi).

13. Recuerda llevarte lo típico que se olvida: cepillo de dientes, desodorante, pasta de dientes y también pastillas para dolor de cabeza y estómago. También me llevo siempre mis botes de shampoo normales pero con la mitad de producto, así me aseguro que en el viaje me los termino y no los cargo de regreso. Porque los micro botes de shampoo no me alcanzan mas que como para 2 días.

14. Muchas veces los folletos o revistas turísticas del hotel o del centro de información traen vales, o cupones; revísalos y si es algo que querías ¡utilízalos!

15. Ojo al preguntarle al mesero que te recomienda para comer o tomar, te van a recomendar siempre lo más caro, pregunta mejor como viene cada platillo o asegúrate que no te quieren enjaretar lo más caro.

16. Ten bien en la mente el tipo de cambio y no importa si te tienes que detener y sacar calculadora para hacer cuentas, (no por escuchar una cantidad bajita es que está barato, eso pasa con los dólares, ni por escuchar una cuenta en millones es que está caro) mejor asegúrate de hacer bien la conversión.

17. Super importante, ten un mapa del lugar en el que estas siempre a la mano o con tu celular y google maps, desde el prinicpio del viaje, arma tus rutas y recorridos de cada día basado en tu mapita y en el día a día sácalo, así sabaras en donde estas y que tan lejos o cerca está el lugar, si te conviene caminar o algún otro medio.

18. Siempre anota el nombre del hotel, teléfono y dirección, por si te pierdes, sólo se lo enseñas a un taxi o a una persona en la calle para que te oriente.

19. Caminar es la mejor manera de conocer, tomar fotos, selfies, quemar las calorías que te has comido, ahorrar ¡y seguramente también te toparás con lugares que nadie te los ha recomendado!

20. Viajar es lo único que compras y te hace más rico.

Gracias Viviana Cruz por ayudarme con ésta colaboración para CherryChris para no regresar en la ruina de nuestros viajes.

Espero sus comentarios.

Love, Ch.

 


  • unnamed-2
  • unnamed-3
  • unnamed-4
  • unnamed-5
  • unnamed-6
  • unnamed-7
  • unnamed-8

Bueno, comenzamos con que ha sido una súper experiencia ‘vivir’  en éste maravilloso hotel…

Desde siempre he sido fan del hotel, cuando podía me daba una vuelta o asistía a los eventos que se organizan de vez en cuando, pasarelas o galerías; También pasaba por la librería o algún día a comer.

Ahora que tuve la chance de disfrutar absolutamente todo, fué maravilloso. Les cuento que el Hotel Demetria, para mi, es el hotel más increíble de Guadalajara, y para muchos es ‘caro’ (que son los comentarios que escucho) o no se les hace muy elegante como otros….

Platicando internamente sobre la finalidad del hotel, entendí muchas cosas… principalmente, que es ‘lujo’…. lo cual me di cuenta que ésta palabra, con su definición, como la mayoría de las palabras, son relativas… El lujo depende de nuestra perspectiva, al igual que lo caro. Depende de lo que hemos vivido o visto.

El lujo de éste lugar es distinto.. Sus habitaciones no son un lujo convencional, no tienen alfombra o una botella de champagne, ni pétalos de rosa en la cama… (bueno esto ya sería un poco naco já)…. El edificio tiene arquitectura, cada habitación es distinta, hay arte por todos lados, y exquisitas antigüedades, todo original… Éste es un lujo que no estamos muy acostumbrados, pero lo es, y eso vale. Claro que para los que no somos unos curadores de arte ni sabemos taaaaanto (como me gustaría) es lógico que no sepamos apreciar ciertas cosas, y me incluyo, y eso no nos hace tontos, ni menos, simplemente no conocemos algo, el punto es querer conocer y aprender a apreciar, y para hacerlo no necesitamos meternos a un curso de arte y cultura, es simplemente comenzar a preguntar y a indagar un poco más.…

Otra de las cosas que más me gustan del Hotel, es que está en mi zona favorita, Laffayette… cada vez más bonita, y más llena de restaurantes, bares, cafés, moda, y estilo.

Y una de mis experiencias no tan gratas en el hotel, para los que me leen en twitter, saben que tengo un PÁNICO, a las turbulencias de los aviones, y a las tormentas. Sí, no crean que me da miedo solamente, me paniqueo, me sudan las manos, me imagino un desastre tipo tsunami y mi imaginación se apodera de mis pensamientos… bien feo, neta. Já… Pues estaba en el piso más alto, en una habitación espectacular con una vista preciosa… Peeeeero dos días que llovió horrible, no saben como retumbaban los cristales y yo estuve a un segundo de levantarme en pijama e irme con la chava de la recepción a que me abrazara. Pero bueno, ese es uno de mis lados vulnerables y mis miedos… Estoy en proceso de aprender a controlarme.

El punto es que he traído en la cabeza esto de ‘No podemos amar lo que no conocemos’ y lo pienso en todos sentidos, y así es México, si no sabemos lo que hay en nuestro hermoso país como podemos estar orgullosos de él, como podemos amarlo. Entonces debemos empezar por ahí.

Gracias por leer mis experiencias random de la vida cotidiana.

Gracias Hotel Demetria por invitarme a vivir una experiencia…

Ch.