by avec.mx
x

La sorpresa del amor…

18 junio 2018
tags

Algunos me han escrito, que ¿qué onda con mi viaje? que si no se suponía que vendría sola por un mes a Paris. Les voy a contar la serie de emociones por las que pasé desde el día 1.

Primero, los viajes que he hecho durante mi vida hasta el día de hoy, de este estilo, de irme a vivir fuera por mínimo un mes, cuatro o seis meses, sola… (He vivido en Vancouver, en Londres dos veces, Nueva York, Playa del Carmen) normalmente he detectado que son parte de mi común denominador llamado: huir.

He notado que casi siempre mis “viajes” están acompañados de una emoción que no he podido resolver o lidiar. Y me voy, tratando de tapar ese hueco, esa incertidumbre, ese dolor, ese “problema” que no encuentro la fórmula correcta… Y una vez más, así lo hice ahora. Un poco inconsciente, pero no tanto. Me di cuenta, una vez más que los problemas te los llevas contigo hasta el fin del mundo, y si sales corriendo, lo único que hacen, es perseguirte. Quizá en mis formas de estar huyendo me encuentro siempre en una soledad tan nostálgica, sin tantos distractores que lo único que me queda es pensar en cómo resolver mi frustración por lo que decidí irme.

Así que llegando a Paris me vino una especie de miedo, nostalgia, y muchas preguntas hacia mi misma: ¿Porque fregados te vuelves a hacer esto Christianne? ¿que no he aprendido suficiente en los últimos años?, ¿que no tienes entendido que has estado huyendo así siempre?, ¿que no es lo que estabas buscando…?

Una serie de preguntas todos los días, a todas horas, una constante relación con con mi mente, con quien hablo, discuto, opino, regaño, y apruebo.
Habían sido días raros, llenos de palabras que interrumpen mi mente tratando de evadir lo negativo diciéndole: “Gracias por estos momentos, me siento bendecida de poder estar aquí, gracias Dios porque me permites hacer esto, y vivir todo esto”…

Había estado super confundida estos días, ubicándome en mi barrio de Paris, medio enferma de todo (les juro que me enfermé de todo lo que nunca me enfermo), y es cuando obviamente extrañaba más a mi novio.. El día que decidí ya por fin iniciar mi rutina parisina, salir a comer, ir al súper, me escribe mi novio mandándome una foto con el aeropuerto de fondo… ¡de verdad no me lo esperaba! Siempre dijimos que queríamos venir a Paris juntos, no pensé que pasara tan rápido… Nos conocemos taaaaan bien, que nos conocemos cuando andamos de buenas y cuando no, cuando yo “traigo” algo y no le quiero decir, o cuando me molesta algún comentario que hace… Siento que este viaje estando acá me hizo darme cuenta más de lo que quiero y de muchos de mis miedos. Sobre todo, que nadie me los va a quitar mas que yo. Y que me puedo ir al lugar más lejos a huir de lo que tengo miedo de enfrentar, y que todos esos miedos se vendrán detrás de mi. Así que hoy, me siento bendecida, agradecida y con muchas ganas de regresar también a dar un paso nuevo en mi vida.

Les agradezco infinitamente sus comentarios.
Love,
Ch.

CherryChris
Compartir

Comentarios:

3 thoughts on “La sorpresa del amor…”

  1. Tengo sigo desde que estas en Paris por la nostalgia de volver, pero con este escrito ganchaste mi ser, uff tuve que hacer muchos viajes para darme cuenta de lo mismo y regresar a mi ciudad para liberarme de todo y viajar con el alma ligera al próximo destino. Un abrazo con mi más sincero cariño. 💕

  2. Claudia R dice:

    Es confuso estar así, en esa situación de querer “huir”… yo lo hago todo el tiempo, aquí en mi misma ciudad, la gente que me conoce me dice cosas como: “que padre que siempre estás feliz, que sabes tantas cosas (he trabajado de todo), que tu hijo, esto y el otro”… pero no saben luego como me siento por dentro. Es que creo yo que una nunca acaba de descubrir de verdad lo que quieres, vamos creciendo, “madurando” y queriendo cosas diferentes con los años, creo yo… entonces no es que esté mal, pero en lo personal, cuando me siento confundida me enojo conmigo, me digo “carajo, cómo es posible que no te decidas, que te de miedo y que nomás andes dándole vueltas?! Tu puedes!”
    Y si, se que puedo, he hecho muchas cosas con todo el valor del mundo, pero parece que me gusta generarme situaciones complicadas, será por alguna recompensa oculta? A veces pienso que es por algún tipo de auto compasión, ya sabes, tirarme y luego levantarme. Jajajaja no lo sé, por lo pronto igual que tú, estoy en la búsqueda de ese motivo que provoca el “miedo a”. Me encanta ver que tu novio fué a verte, como se logró algo que decretaron, se nota que el poder de las palabras, de sus palabras es un amor muy fuerte! Besos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CHERRYCHRIS 2018® - Derechos reservados