La Paz, sin palabras.

Pues aquí les va, el post recién horneado. En resumen, quedé impactada y maravillada con La Paz, es la primera vez que voy, ya conocía Los Cabos, pero no fue mi experiencia favorita, aparte iba de trabajo y me pareció muy gringo todo.

El punto es que una de mis partes favoritas de cuando viajo y no se nada de nada del lugar, ni he visto tantas fotos, llegas como con emoción y sin ningún tipo de juicio o idea previa, y esa sensación es mi máximo.

Les comparto éste post primero para darnos cuenta que viajar es lo mejor que existe en la vida, les juro que está en mi número 1 de la lista de cosas que amo hacer. Si estás confundido viaja, si te despiden de tu trabajo viaja, si te divorcias viaja, si estás feliz viaja, si estás decepcionado viaja, si cortaste con tu novio viaja, si quieres encontrar una respuesta viaja… Es como una medicina increíble, que aparte puedes subir fotos de tu medicina a instagram. 😛

El punto es que ya viajar es una obligación, já. Eso digo yo pues, para meterles un poco de presión, que en serio si buscamos formas y posibilidades todos podemos, lejos o cerquita, es solo ganas. En serio, ni siquiera hay pretextos que “no puedo,  o no tengo dinero”. Sí entiendo todo esto pero también todos sabemos que cuando queremos algo nos proponemos y lo hacemos.

También les cuento que buscando se pueden encontrar súuuuper buenos ‘deals’ para viajar. Mi amiga Vivi, para los que siguieron mi snapchat, es la mejor buscadora de buenos deals del mundo, por eso es parte del team de TRAVEL MX. El punto es que encontramos un vuelo redondo en Viva Aerobus por $700 pesos. La onda aquí es estar inscrito a promociones, y cuando salga algún destino interesante viajar en base a la oferta y estar pendiente. El hospedaje fue una experiencia maravillosa, lo encontramos por airbnb, es la mejor plataforma de hospedaje, del precio que busques, desde el más caro y lujoso hasta el más barato y hippie, que fue nuestro caso.

Lo mejor de todo es que Viviana, no me dijo nada, y llegué de sorpresa al MotorHome, ¡dormimos en una casa rodante! estaba súper limpio, y nos recibieron increíble, no me imaginé que dormiríamos delicioso en nuestras camitas, y fue todo un éxito, volvería a irme ahí sin pensarlo. Ahí caben 6 personas en cama, lo ideal sería ir 4. ¿Y sabes cuánto cuesta aprox? $500 pesos por noche, dividido entre las personas que vas. Les recomiendo rentar coche en el aeropuerto, porque casi no hay taxis y son medio caros. La renta del coche te sale de $400 a $800 pesos por día, también dividido entre los que van (recuerda que necesitan licencia vigente para rentar). Los restaurantes son un poco caros, pero hay forma de ahorrar también. Un tour de todo el día para ir a todas las islas te cuesta aprox. $800 pesos por persona. En el mismo viaje nos hospedamos en un Bed&Breakfast que se llama Anca mi Nana, también que lo encontramos en arbnb.com es una casa adaptada a hotel/hostal súper cómodo y bonito, y el recibimiento es divino, te sientes que llegas a visitar a una amiga y no quieres irte. Eso es la diferencia de llegar a un hotel, la hospitalidad.

Gracias a todos los que me escribieron con sus recomendaciones. Las seguí toditas. Visité la playa de Balandra, la isla del Espíritu Santo, traté de nadar con el tiburón ballena pero la realidad es que me aventé con mis aletas, wet suit, y todo el equipo, y entré en pánico, me quedé como 10 metros atrás del grupo nadando, y lo único que pensaba mientras nadaba era: “por favor que no me salga el tiburón, por favor que no me salga el tiburón”… preferí sacar la cabeza del agua para no toparme ‘con el tiburón’ y no verlo. (Ojos que no ven, corazón que no siente, literal). Después nadé hacia la lancha, y dije, “suficiente, no quiero ver al tiburón tan de cerca, de aquí arribita se ve bien bonito”. Lo dejamos para la próxima. Já. Se dice fácil, pero mide 10 metros, ya los quiero ver ahí. Jjiji.

Me comí una nieve deliciosa de “La Fuente” el típico lugar que está en el malecón. Unos tostitos de la calle con elote, crema, queso y chile que jamás había probado esa mezcolanza y me pareció exquisita. Unos tacos de langosta delis, también un gyro en un restaurante griego buenísimo. Visité Todos Santos que es un pueblito mágico donde está en Hotel California, que no es nada de espectacular el hotel en realidad, pero es bueno ir y poderlo decir.

Otra playa que se llama Cerritos, donde el mar es picadísimo, tipo que si se te ocurre meterte puedes salir sin bikini, o no salir, que sería poquito trágico, pero ahí hay surfos y eso está cool. También conocimos un hotel súper exclusivo que se llama Rancho Pescaderos (o pescadores, nunca me lo aprendí) donde nos tomamos un drink y vimos la puesta de sol. En la noche salimos a bailar salsa a un lugar que se llama Stella, que también cenamos exquisito, pero lo mejor es bailar, y bailas con el que te saca a bailar, el señor, el joven, el galán del pueblo, porque todos bailan increíble. Y para mi el baile es terapéutico y me hace muy feliz. Toda la gente súuuuper amable.

Resumen, quiero volver mil veces más. Es un lugar donde no es fiesta, y vas a ver el mar de Cortés, para mi el más lindo que he visto de todos y los paisajes desérticos con millones de cactus, me enamoraron.

Gracias por seguirme, por sus recomendaciones y por todo su cariño.

Love,

Ch.

0

Leave a Reply